“No confiar en que el individuo hará lo correcto conduce a la ruina”.

Antes de ponerme con ésta debo recordaros que ya hablé de ella en otra parte. Concretamente, en este artículo, donde hice un breve estudio de los personajes de Steve y Tony en el transcurso del MCU y expliqué cómo el desarrollo de ambos convertía Civil War en algo orgánicamente inevitable. Este film es relevante porque estos dos personajes iban a acabar a hostias sí o sí. Es lo lógico, lo pretendido y lo que tiene sentido dramático, teniendo en cuenta todas las películas anteriores. Creo que Marvel Studios ha hecho un fantástico trabajo de desarrollo de personajes con estos dos (Tony Stark en concreto me parece un personaje riquísimo en matices), y ese texto lo explica tan bien que no lo voy a repetir aquí.

Lo importante es que ese desarrollo no es sólo importante para que este film funcione: es esencial, y si uno no está pendiente de ello (y no tiene por qué estarlo, puesto que implica verse seis películas antes que ésta) Civil War pierde muchísimo. Pero muchísimo. Y aquí reside tanto la grandeza como la debilidad de ejercicios como el del MCU.

Esto empieza a deducirse cuando uno se da cuenta de que la peor escena de toda la película es la pelea del aeropuerto.

Tranquilos, guardad los machetes. La pelea del aeropuerto es la polla. En serio, la polla. Divertidísima, satisfactoria, lo que queráis. Me la he visto docenas de veces. Voy al cine por momentos como el “holy shit!” de Spiderman ya sabéis cuándo. Por el alborozo contagioso del público, esa comunión tan especial de docenas de desconocidos en una sala oscura compartiendo alegrías. Además, la escena no carece de propósito…

Lo que pasa es que ese propósito es “que los que no han prestado atención al resto del MCU salgan contentos del cine”.

Porque estamos ante una obra que pide mucho al espectador. Puede argumentarse que demasiado. No hablo de ejercicio intelectual, esto no es Barton Fink; hablo de compromiso. Interés. Tomarte en serio estas historias de señores en mallas. Y no puedo culpar en absoluto a los que no entran en esta categoría, y de verdad que entiendo muy bien al crítico aquel que dijo que esta película “no va sobre nada”. Sí, sí, se equivoca. Monumentalmente. Pero es que se trata de una persona que no ve una buena relación coste-beneficio en Civil War. El contenido temático que ofrece no le compensa el tiempo y la atención requeridas, y a la mayoría de la gente tampoco. De verdad que es así de sencillo.

La diferencia es que la mayoría de la gente sale contenta del cine si se la entretiene. Creo vital dejar claro que esto no es un comentario clasista ni condescendiente; ni de coña. No veo por qué alguien va a entrar a ver una peli de palomitas sin mayor idea que pasar el rato. En serio. Yo sí saco mucho de aquí, pero es algo mío, personal e intransferible; y si escribo esto es para enriquecer la experiencia de otros. No para creerme mejor que ellos.

Aclarado este punto, seguimos: la escena del aeropuerto es la peor porque no sirve para demostrar la premisa activa.

Civil War es, como El Soldado de Invierno antes que ella, un film muy yanqui. Apuesta por el juicio del individuo sobre el de la masa informe estándar. La diferencia está en que CW es la única película del MCU que constituye inequívocamente una tragedia. Otras premisas activas señalan que hacer X trae algo bueno y se mantienen así aunque también apunten a las consecuencias de no hacer X. De hecho, suelen funcionar por contraste entre “hacer” y “no hacer”, normalmente perfilado por el villano. Pero ésta no.

Civil War es, en el sentido estricto del término, una tragedia.

Acaba mal. El villano vence. Es un cuento aleccionador que previene contra determinadas ideas poniendo como ejemplo lo que pasa cuando se ponen en práctica. O cuando no se ponen en práctica otras. Al final, se trata de que todo acaba mal porque tanto Steve Rogers como Tony Stark se ven incapaces de tener fe en un individuo… y ese individuo se llama Tony Stark.

“Mi fe reside en los individuos”, afirma Steve en su carta final a su ex amigo. “Y debo decir que la mayoría no me han fallado”. Puede parecer que esto es una puya a Tony, pero no creo que sea así. Es una puya a sí mismo. Porque sabe que lo que volvió loco a Iron Man no fue el saber que Bucky Barnes mató a sus padres: fue saber que el capitán América puede llegar a ser un hipócrita.

Lo he dicho en el artículo que he enlazado en el primer párrafo y lo vuelvo a decir: Tony Stark está moralmente acomplejado por Steve Rogers. Se cree inferior, peor persona, e intenta solucionar el problema porque la esencia de sus ser es arreglar inmediatamente los problemas. Se pueda o no. Caiga quien caiga. Debido a esta pulsión viene también su afán por firmar los acuerdos: se cree responsable por la muerte de inocentes y busca una solución rápida. El problema es que lo que busca es librarse de la culpa (¿recordáis que fue justo la culpa lo que le llevó a convertirse en lo que es?); o, lo que es lo mismo, de la responsabilidad. Tony no confía en sí mismo. No cree que sea capaz de hacer lo correcto. Y busca soluciones.

Y Steve tampoco confía en él. Sin duda le aprecia, sin duda le considera un camarada y un buen hombre, pero el Capi comienza el film convencido de que Iron Man es un niño con traje de adulto. Aunque no lo sepa. Aunque lo niegue si se lo preguntasen (y no me cabe duda de que lo haría). No confía en el buen juicio de Tony, y lo triste es que tiene motivos de mucho peso para pensar así.

La prueba es que no le dijo lo de Bucky. Debió hacerlo. No lo hizo. Y fue eso lo que provocó el desastre. Y lo más trágico es que Tony sí confiaba en Steve. No le creía capaz de ser un hipócrita. Es eso, en última instancia, lo que se acaba perdiendo en esta historia: la confianza. Y es eso lo que nos lleva a esta verdad:

El Capitán tenía razón, pero ha perdido la autoridad para defenderla.

El material está ahí. El discurso, el contenido temático, la intención, los signos, la dirección. Todo apunta a una demostración adecuada de la premisa activa. Entonces, ¿por qué esta película no es considerada una obra maestra, sino sólo “una buena entrega de Marvel”?

Por Spiderman.

Quietos paraos. No sólo por él, sino por lo que representa. Por la necesidad que tiene el estudio de “darte lo que quieres”. Porque esto es Marvel y hay que pasárselo bien. Resultado: Ant-Man es muy divertido, pero aporta cero al discurso. Spiderman es guay, pero está ahí porque Tony ha confiado en él… en un individuo. Y eso no tiene consecuencias positivas. Ergo, no demuestra la premisa activa. Es contradictorio. Chirría. Como chirría la aparición de Clint… pero no la trama de Visión y Wanda, basada en que ninguno de los dos confía en la capacidad de ella para controlar su poder, y por eso parece tan natural y tan bien integrada en la trama…

¿Se entiende ya la importancia de un discurso cohesionado en base a la misma premisa o no?

Y tampoco nos pasemos. Ésta es una gran película. En realidad, me parece absolutamente acojonante que se haya podido sacar algo así bajo semejante presión. Que logre inspirar y también divertir. Que logre sacar pasta y decir algo interesante. Dudo muchísimo que el 90% de los grandes directores del momento pudieran haber hecho esta película, porque no se trata de un film “de los Russo”: es un film de equipo. Está basado en múltiples individuos que confiaron los unos en los otros y aunaron su visión para sacar algo bueno.

Civil War es una película que se mea en la teoría del auteur. Y sólo por eso ya la quiero, aunque me dé muchísimas razones adicionales para hacerlo.

NTRODUCCIÓN A LA PREMISA ACTIVAIRON MANEL INCREÍBLE HULKIRON MAN 2THORCAPITÁN AMÉRICA: EL PRIMER VENGADORLOS VENGADORESIRON MAN 3THOR: EL MUNDO OSCUROCAPITÁN AMÉRICA: EL SOLDADO DE INVIERNOGUARDIANES DE LA GALAXIALOS VENGADORES: LA ERA DE ULTRONANT-MANCAPITÁN AMÉRICA: CIVIL WARDOCTOR STRANGECONCLUSIÓN

Anuncios

Un comentario en “La importancia de la premisa activa en Capitán América: Civil War

  1. Tengo un “problema” con todas las películas del Capitán América y es que ninguna me gusta por la propia película, si por cosas ajenas a ellas: Primer Vengador me gusta porque sale Carter, Soldado de Invierno por su repercusión con Agents of SHIELD, y Civil War porque la fui a ver con mis amigas.
    Leyendo esto si parece que además me gustan porque son buenas películas, pero sigo prefiriendo estas causas ajenas.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s