“La culpa conduce a hacer lo correcto”.

En el caso de la premisa activa, la primera parte de la misma (el sustantivo) suele ser también el detonante de la acción. No siempre, como veremos, pero sí habitualmente: es el caso de Macbeth, y es este caso también. Como “detonante” no me refiero al elemento externo que inicia la trama (el secuestro), sino la toma de conciencia inicial de Tony Stark, propiciada por haber conocido a Ho Yinsen y haberle visto morir.

He hablado ya de Tony en el pasado, pero la versión resumida de su psicología es: “siento que la he cagado y quiero que todo vuelva a estar bien”. Todas sus películas están basadas en que él es su peor enemigo y también el causante de todo lo que le pasa, tanto si la diña como si la arregla. En este caso, lo que desencadena el nacimiento de Iron Man no es el trauma de haber sido secuestrado: es saberse culpable de algo. Saberse moralmente dañado, percibir por primera vez que la responsabilidad pesa sobre sus hombros.

Lo divertido de esta película es que Tony no cambia su forma de ser, sino sus actos. Empieza la película siendo un soplapollas que hace cosas malas y la termina siendo un soplapollas que hace cosas buenas. Y entre medias está un maremágnum de intentonas extrañas de quitarse la culpa de encima (la rueda de prensa con todos sentados en el suelo, el ataque a lo loco a los terroristas). Tony es alguien obsesivo que desarrolla su patológica tendencia de arreglar cosas rápido en este film. Y es sólo en este film donde estas tendencias se plantean como algo netamente positivo.

Es también un ejemplo de cómo la gente responde mal a cualquier cosa que no esté directamente relacionada con la premisa activa.

Hablo del tercer acto, considerado por todo el mundo como lo más flojo del film. Por una buena razón: Tony hace “lo correcto”, pero no por la culpa, sino porque ROBOZ GIGANTE PILOTADO POR JEFF BRIDGES CALVOROTA EDITION TIME MAH BOI. El conflicto a tortazos llega porque tiene que llegar, porque superhéroes y explosiones y pim pam pum (la plaga que azota al género). Y el caso es que Obadiah Stane no es mal villano en el sentido de que demuestra la premisa por oposición (carece de escrúpulos y por tanto de culpa y por tanto acaba mal, la abuela fuma)… pero su giro final hacia la maldad robotizada se debe a que se ha vuelto loco porque el guión lo dice en la página 102. Y no cuela.

Pero es un problema menor en una estupenda película.

Equiparar toma de responsabilidad con trauma y culpa es habitual (¿cuál creéis que es el leitmotiv de Spiderman?), pero no es tan habitual que esto vertebre el discurso de toda una obra. La primera Iron Man no sólo lo hace, sino que inaugura con ello a un personaje cuya personalidad está basada en que cree a pies juntillas esta premisa activa.

Como veríamos más adelante, acabará descubriendo que se trata de una verdad a medias. Pero eso ya queda para otras películas.

Serie de la Premisa Activa en el Marvel Cinematic Universe

INTRODUCCIÓN A LA PREMISA ACTIVAIRON MANEL INCREÍBLE HULKIRON MAN 2THORCAPITÁN AMÉRICA: EL PRIMER VENGADORLOS VENGADORESIRON MAN 3THOR: EL MUNDO OSCUROCAPITÁN AMÉRICA: EL SOLDADO DE INVIERNOGUARDIANES DE LA GALAXIALOS VENGADORES: LA ERA DE ULTRONANT-MANCAPITÁN AMÉRICA: CIVIL WARDOCTOR STRANGECONCLUSIÓN

Otros artículos del Marvel Cinematic Universe

GUARDIANES DE LA GALAXIA VOL. 2

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s