“Aceptar tus propias imperfecciones conduce al verdadero heroísmo”.

Ahora es cuando os digo que ésta es mi película favorita de Marvel Studios y vosotros me decís que qué os estoy contando.

Pues mira. Lo que es más. Age of Ultron es no sólo mi película favorita del MCU, sino también una de mis películas favoritas de todos los tiempos.

Si no has cerrado el navegador al leer esto y sigues confiando en mi criterio, te explicaré por qué. Y agárrate, porque éste es largo.

Creo que es importante empezar dejando claro que no estamos ante un film redondo. En realidad, entiendo perfectamente a los que lo consideran directamente un truño. A nivel superficial, hace aguas por muchos lados: escenas de transición confusas y atropelladas en las que los personajes hacen piruetas lógicas rarísimas para justificar su siguiente destino, CGI un poco de palo, escenas de acción demasiado largas y no demasiado originales, por qué habla tanto Andy Serkis, we love Korean audiences y, vamos a admitirlo de una vez, la peor interpretación de todo el MCU cortesía de un Robert Downey Junior con un ojo en el libreto y el otro en su cuenta bancaria.

Lo que pasa es que a mí esto me la pela, porque Age of Ultron una de las obras con más contenido temático por metro cuadrado que ha parido no ya Marvel Studios, sino la maquinaria petataquillas de Hollywood en general. Esta película no sólo tiene más densidad de discurso que una galleta Chiquilín (tanta que hay un tipo que se ha cascado un videoensayo tan largo como la propia peli); es que ese discurso me habla a mí. En serio. La peli se está dirigiendo directamente a como persona física con nombre y apellidos, y todo lo que me dice me gusta.

Y es que todo lo que dice es, casualmente, la misma esencia de Marvel como compañía desde emdiados del siglo XX: “los héroes son personas, y las personas son un desastre”.

Las cosas claras y el chocolate espeso: la única persona mínimamente funcional y estable de toda la película es Clint Barton, y todos los demás son un desastre. Sin distinción. Ya sea hombre, mujer o robot, todos están mental y emocionalmente jodidos, y sólo llegan a ser héroes los que aceptan esta realidad y siguen adelante.

Como ya he dicho antes, aquí siempre hay una escena clave que declara las intenciones del film y que es la que debe funcionar para que éste llegue. El tema es que mucha gente piensa que esta escena es la del money shot donde todos los superhéroes machacan al ejército de Ultron a cámara lenta (sinceramente: una escena bastante patatera). No lo es. La escena clave de la película, su proverbial corazón palpitante (oig) es ésta:

“Hay gracia en sus errores… creo que no has sabido verlo”.

Todos los personajes de esta historia se definen a sí mismos, directa o indirectamente, como “monstruos”. Todos juegan con la idea de que no son perfectos, de que no son felices ni podrán serlo, de que no valen para ser héroes, de que no valen para no ser héroes, de que son gente triste y miserable.

“¿Qué clase de monstruo dejaría que un científico alemán experimentara con su cuerpo para proteger su país?”

“Quizá sea un monstruo… no sé si lo sabría en caso de ser realmente uno”.

“¿Crees que eres el único monstruo del equipo?”

“No hay lugar en la tierra en el que yo no sea un monstruo”.

“Ultron cree que somos monstruos. Que somos lo que está mal en el mundo. Esto no va sólo de derrotarle… sino de averiguar si tiene razón”.

Es recurrente. Es deliberado (si crees que no, es que no sabes quién es Joss Whedon). Hasta las partes más flojas, Tony y Thor, lo dejan caer: uno es un “científico loco”, otro es un “destructor”. Monstruos. Aberraciones. Problemas. Desastres humanos con poderes divinos.

Estamos ante un bombardeo constante de ideas que muestran a los Vengadores como bienes dañados: “¡Tony Stark hará lo que sea para arreglar las cosas!” “Capitán América… el hombre temeroso de Dios que cree poder vivir sin una guerra”. Steve Rogers alejándose de la puerta abierta de la casa. Thor ocultando el juguete roto con el pie. Son frases cortas, insistentes, que te lo dejan no claro, pero sí completo: sólo hay dos personas en toda la película que no sean conscientes de sus propios defectos. Una de ellas es, lo he dicho ya, Clint Barton, y es porque no tiene defectos dignos de ese nombre.

La otra es Ultron.

(Breve inciso. Adoro a Ultron. Es, desde los cómics hasta esta peli, uno de mis personajes favoritos de toda la ficción universal (hala, lo que ha dicho). No lo puedo remediar, me encanta. Una máquina llena de algo que aborrece: humanidad. Un ser que se cree lógico e implacable pero que está lleno de celos, rabia, petulancia, daddy issues y graves heridas emocionales, pero que opta por cegarse voluntariamente ante ello. Me resulta enormemente estimulante: una peligrosísima contradicción ambulante que encima es casi imposible de destruir. Un horror fantástico. Y encima aquí lo interpreta James Fucking Spader. No sé qué más podría querer yo).

Ultron se pasa toda la película intentando ser mejor. “Mejor que nosotros”, en palabras del Capitán América. More human than human. “Se suponía que iba a ser nuevo, ser hermoso”, se lamenta el villano cuando pierde su cuerpo perfecto y decide mandarlo todo definitivamente a tomar por el culo. Ultron no quiere reconocer que está basado no ya en un humano, sino en un puto desastre humano (Anthony Edward Stark, para servirles), y su reacción es destruir y aniquilar bajo un pretexto lógico tan contradictorio que hasta un niño vería los agujeros. Una vez más, el villano demuestra la premisa activa por oposición. Y todo por no querer ser como su papaíto Iron Man.

Y hablando de Iron Man…

El único fallo de fondo que tiene Age of Ultron es la ejecución del personaje más vital: Tony Stark. No es sólo que RDJ actúe como el culo (tranquilos, se le pasó cuando El Juez se pegó la hostia padre en taquilla y crítica), es que la peli debería castigarle mucho, mucho más. No sólo porque la culpa fuera suya y el cabrón se vaya tan pancho en su coche, sino porque la cinta sufre por ello. Tony no parece estar aceptando un carajo ni asumiendo fallos… y sí, el tema es que es coherente con el personaje, pero no es coherente con la premisa activa. Tony crea a Visión haciendo lo mismo que lió todo in da first place, y funciona porque olé sus huevos. Films posteriores lidiarían con esto mucho mejor, pero debería haber ocurrido aquí. Tony debería haber acabado hundido. En fin. Tampoco es el mayor problema de la peli.

Pero sí querría hablar de otra cosa que sí es considerada uno de los mayores problemas de la peli: el romance entre Bruce Banner y Natasha Romanoff. Porque sí. Química cero. Escenas incómodas. Un romance fallido antes de empezar.

Chicos, es que es adrede.

Tenéis que entender que esto es Whedon Land: los romances están para que te enteres de que pueden llegar a ser una auténtica mierda. Y no os despistéis por lo guapos que son Scarlett y Mark: ésta es una relación tóxica, porque ambos personajes no ven al otro como un ser humano, sino como una vía de escape.

Nat quiere, tras lo ocurrido en The Winter Soldier, actuar acorde a sus deseos y dejar la mierda atrás (el “rojo en su cuenta”). Bruce también. Ella sabe verlo, y cree que pueden huir juntos. Se lo propone, casi directamente. Él no las tiene todas consigo (“¿y qué hacemos, sólo desaparecer?”), pero luego le ofrece escapar juntos y dejar la batalla atrás.

Pero ella entiende que es imposible. Que ambos hacen falta ahí arriba. “Necesito al otro tío”. Y le tira a un hoyo de un empujón. Luchan, ganan y, cuando Nat trata de recuperarle, él…

Le cuelga el teléfono.

Porque eso es lo que ha pasado. El que estaba en el avión no era Hulk: era Bruce Banner en el cuerpo de Hulk, plenamente consciente de lo que había pasado y de que la propuesta de Nat no es que fuera una mentira, es que era una ilusión en la que habían caído ambos. Son monstruos, son capaces de ser héroes pese a ello, pero ni de coña pueden escapar de su propia monstruosidad. Y si esto no queda claro es por una simple cuestión de tono (la peli tendría que haber acabado con menos tono de yupilanda, de verdad). Esto ha tenido consecuencias de mierda. Para ellos y para todos los personajes.

Terminamos ya. Age of Ultron habla, entre otras muchas cosas, de sí misma. Es un niño brillante y maltratado por fuerzas externas (mazo de intervenciones de ejecutivos hubo aquí, creedme). Cuando Visión dice “los seres humanos creen que el orden y el caos son opuestos, y tratan de controlar lo que nunca podrán”, habla de la película. Cuando dice que “las cosas no son bellas porque duren”, también habla de la película. Y es que, al final, no es que el ser humano sea algo fallido…

Es que, como dice Film Crit Hulk, el arte es, en sí mismo, algo que funciona en base a sus fallos.

“ART IS ACTUALLY ABOUT THE FLAWS.

HULK KNOWS THAT SOUNDS CRAZY, BUT IT’S TRUE. OUR RELATIONSHIP TO ART IS LARGELY LIKE OUR RELATIONSHIP TO HUMANS. LIKE HUMANS, MOVIES HAVE PERSONALITIES. THEY HAVE GOOD ATTRIBUTES AND THEY HAVE FLAWS. THEY MUST HAVE FLAWS. THEY’RE MADE BY PEOPLE. BUT WE’RE ATTRACTED TO CERTAIN KINDS OF PEOPLE. WE’RE REPULSED BY OTHERS. IF YOU THINK ABOUT IT WE DON’T LIKE GENERIC PEOPLE. THERE’S NOTHING WE CONNECT TO IN GENERICISM. AND WE CONNECT TO ART BECAUSE WE FEEL THAT CONNECTION. IT DOES THE KINDS OF THINGS WE LOVE. IT’S FLAWED IN THE WAYS WE LOVE TOO – OR AT LEAST WE CAN TOLERATE THEM. IT’S THIS INESCAPABLE THING ABOUT STORIES AND NARRATIVES AND YET WE ALWAYS WALK AROUND LIKE IT ISN’T TRUE. WORSE, WE’RE MISSING THE FACT THAT “OUR” KIND OF MOVIE IS THE REASON WE’RE COMPELLED TO IT. SO ARTISTS AREN’T PROTECTING THEIR ART BECAUSE THEY’RE PROTECTIVE. THEY’RE JUST TRYING TO FOSTER THE MOST CRUCIAL RELATIONSHIP WITH THE AUDIENCE. THEY’RE TRYING TO KEEP THE CONNECTION”.

Age of Ultron está llena de fallos, pero es justo eso lo que la hace una de las obras de ficción más dolorosamente humanas que conozco (a su estraña y particular manera). Y sí, creo que me voy a acordar de ella cuando sea viejo.

Así que gracias, Joss, grandísimo genio y mayor cabronazo.

Serie de la Premisa Activa en el Marvel Cinematic Universe

INTRODUCCIÓN A LA PREMISA ACTIVAIRON MANEL INCREÍBLE HULKIRON MAN 2THORCAPITÁN AMÉRICA: EL PRIMER VENGADORLOS VENGADORESIRON MAN 3THOR: EL MUNDO OSCUROCAPITÁN AMÉRICA: EL SOLDADO DE INVIERNOGUARDIANES DE LA GALAXIALOS VENGADORES: LA ERA DE ULTRONANT-MANCAPITÁN AMÉRICA: CIVIL WARDOCTOR STRANGECONCLUSIÓN

Otros artículos del Marvel Cinematic Universe

GUARDIANES DE LA GALAXIA VOL. 2

Anuncios

Un comentario en “La importancia de la premisa activa en Los Vengadores: La era de Ultron

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s