El problema de Mass Effect es que nadie te dijo que el autor de Mass Effect eras tú

NOTA: aquí se desvelan detalles importantes sobre el final de Mass Effect 3.

Éste no es un artículo sobre el final de Mass Effect 3 al uso.

Con esto no quiero decir que las opiniones ya vertidas sobre el tema sean malas o aburridas (pocos debates ha habido más interesantes que éste en el medio), sino porque no me interesa posicionarme sobre si se trata de un buen o mal final. Yo creo que sí, otros creen que no y ambas posturas son perfectamente comprensibles porque se basan en la misma cosa. Y de eso quiero hablar yo.

Porque hay videojuegos en los que el jugador controla la parte más importante del proceso artístico… y nadie lo dice. Porque nadie ha sido informado de ello.

Para transmitir bien lo que quiero transmitir hace falta kilo y medio de prolegómenos, ya que si nos metemos en el meollo del asunto sin herramientas comunes de raciocinio vamos a acabar con roces y no de los que hacen el cariño. Que es, por cierto, lo que le pasó a Bioware con el final de Mass Effect; asumieron que su público compartía la misma información que tenían ellos, y/o dieron por sentado que la gente iba a jugar su historia “de la manera correcta”. Lo cual es tan encomiable como temerario. Se armó un Cristo importante, como supongo que ya sabéis. El final de ME3 es como las lentejas si las lentejas fueran Tierra Santa en la era de las cruzadas, y lo divertido es que estamos ante uno de los pocos debates en los que ambos bandos tienen legítimas razones para sentirse como se sienten.

Así que vamos a hablar de escritura. Que nos hace falta. Pero antes vamos a empezar con otra cosa. Con una historia personal.

Os voy a contar la historia de mi personaje en Mass Effect.

Más información

Pokémon y la masculinidad frágil

NOTA: Este artículo no tiene valor académico alguno.

Prólogo: el caso de Primarina

Buenos días. Yo, un hombre adulto al que le gustan los juegos de Pokémon, os traigo historias sobre hombres adultos a los que les gustan los juegos de Pokémon.

La primera de ellas es un cuento triste que tuvo lugar el mes pasado y que concierne a este cuco animalito de aquí:

250px-730primarina

Esto es un Pokémon. Se llama Primarina. Está basado, como podéis ver, en una bonita sirena. Se trata de uno de los tres Pokémon que puedes escoger al inicio de la última entrega de esta serie, Pokémon Sol y Luna.

También tiene una probabilidad del 75% de ser macho, dado que los Pokémon tienen sexo y los desarrolladores del juego han determinado que tres cuartas partes de los Pokémon que se entreguen a los nuevos jugadores sean machos.

Más información